martes, 19 de febrero de 2013

Día 91. Un sistema de competitividad. Mente buscando sobrevivir


Soñé que estaba con mucha gente en una casa en un paseo, parecía que todos estudiábamos arte y éramos compañeros.

Después un día antes de irnos había una especie de competencia de qué cama tomar, porque no había suficientes camas, y yo tenia que compartir cama y no quería, luego la casa empezaba a tomar vida, y podia mover a las personas para que hicieran cosas como daño a los demás y en media noche había un problema muy grande con eso porque al cambiar el sueño de dirección de que tuviéramos primero un paseo agradable, al peligro se que la casa quería hacer daño y quería de repente matarnos a todos.

Y empezaba a tener miedo durante el sueño. Me tocaba defenderme de todos porque tenían armas y me tocaba coger un arma y dispararle a los demás también porque me empezaban a disparar, pero eran armas que parecían de mentira o de película que no salían balas o fuego sino q fluidos naranjas o azules.
La casa estaba ganando su guerra porque todos éramos quienes nos disparabamos a todos por desconfianza. Lo de la casa era muy curioso porque de repente empezaba a hablar, y a querer lastimarnos a todos. 
Lo pasé mal en el sueño en esa parte de ver que no estábamos a salvo de estar allí.

La casa como un lugar superior porque era lo que no contenía, estábamos todos dentro y al ser de mayor tamaño y tener esas características de malicia me hacía experimentar miedo de pensar que iba a morir.

Los demás cuando se tornaban en una amenaza también me causaba miedo.

La casa podría ser 'el sistema' como al final es nuestra casa, el lugar que creamos para vivir, y es lo que está como en el sueño se mostraba, haciendo que todos compitamos con todos y esto es un contra, en el sueño todos teníamos armas al final y nos estábamos disparando los unos a los otros, por sobrevivir y con miedo a morir muy grande.


Y continuando con puntos del día 89:
---------------------------

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con enojo y frustración ante personas que no apoyan el dinero igualitario, por ver que aún falta mucho para que el ser humano se de cuenta de que un dinero igualitario es la solución y falta mucho para que todos participemos y lo creemos. En lugar de ver que mientras continúe teniendo reacciones sin dirigirlas, voy a seguir siendo parte del problema y no pudiendo realmente ayudar y apoyar a nadie, porque el enojo me conduce a moverme acelerada y no comunicarme efectivamente.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado el enojo ante las personas que se resisten a un cambio en el mundo que apoye a todos tal como presenta desteni con el proceso del perdón a uno mismo y del dinero igualitario que tenemos que crear todos, porque al crear el enojo estoy enojándome conmigo misma al no ser efectiva y aún mantener puntos donde no me paro efectivamente por la vida, con lo cual es un reflejo de enojo hacia puntos que no he corregido, en lugar de ver que tengo que ir paso a paso y que acelerarme, buscar atajos, o moverme desde las reacciones no me apoya, con lo cual:


Me perdono a mi misma por NO haber aceptado y permitido a mi misma darme cuenta de que la programación de la mente es extensa y que las resistencias al cambio y a la igualdad son grandes porque hemos aceptado un sistema roto y podrido desde el principio de la existencia, y ahora llega el momento de ver quienes somos y quienes decidimos ser: parte de la solución o parte del problema.



Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma culpar a los adultos - padres, profesores, familiares, educadores - todos los adultos por continuar con los mismos patrones al inculcarlos en los niños y nuevas generaciones. Al no participar en las soluciones y al pelear por mantener un sistema roto y podrido no viendo en sentido común que no es necesario continuar, prorrogar ni mantener el sistema actual porque es el momento de cambiar por uno que apoye a todos por igual, ya que si seguimos como estamos nos estamos auto destruyendo, y así, me doy cuenta de la responsabilidad que tengo conmigo misma y con todos, y entiendo que al culpar a 'los adultos' estoy dimitiendo mi responsabilidad porque aunque otros me educaron, yo en sentido común no vi nunca lo mejor para mí ni para todos, sino que seguí el interés propio y lo que creía que debía hacer, tal como proteger el ego y sobrevivir.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma temer a las personas por ver que existimos en un mundo donde se promueve la competencia por sobrevivir, porque no haya apoyo para todos por igual por tanto se hayan creado los egos individuales cada uno buscando satisfacer su interés propio y el de su familia o seres cercanos, defendiendo a toda costa su 'dominio' sin ver al resto del mundo ni las consecuencias que conlleva esta división inequitativa de los bienes que deberían ser comunes, donde al ver esto también he participado de lo mismo durante mi vida donde he vivido en miedo de los demás al ver cómo unos buscan interponerse ante otros, todos en constate y continua competencia mientras todo dentro y fuera se destruye y abusa, en lugar de vivir en igualdad donde no exista el miedo a no sobrevivir, donde se entienda cómo funciona la mente y se detenga el miedo a la pérdida.

Me comprometo a mi misma a hacer posible un sistema donde no se fuerce a la gente a competir y a sobrevivir con miedo, porque entiendo que la vida es el valor de verdad y que un sistema igualitario apoya la vida, y done se pueda re-programar el ser humano para que valore la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis