domingo, 17 de febrero de 2013

Día 90. Ganas / desganas

Continuación al blog anterior, perdón a mi misma por los puntos del principio:

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma basar mi motivación para hacer las cosas en el sentimiento de 'ganas'. Así, al tener ganas de algo, moverme y hacer lo que quiero/tengo que hacer, pero si no tengo esas ganas como energía que experimento de querer hacer las cosas, no me muevo o 'se me quitan las ganas', entonces me quedo quieta.
Me doy cuenta de que al basar mi motivación y movimiento en las ganas para hacer las cosas como experiencia energética, estoy participando en la mente en moverme partiendo de un sentimiento, que va a caer igualmente porque es la polaridad de las 'desganas'.

Cuando y como me vea a mi misma moviéndome o motivándome con 'las ganas' como experiencia energética positiva para hacer las cosas, paro y respiro. Me doy cuenta de que así estoy participando en la polaridad de ganas y desganas y no moviéndome como una e igual al respiro deteniendo las resistencias a moverme y deteniendo las ilusiones de que con hacer algo voy a sentirme bien o mejor', y por ello hacerlo. En cambio, veo qué es lo práctico para hacer aquí y lo hago con y como el respiro.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma buscar hacer cosas para sentirme bien y mejor, creyendo que me traerán esa experiencia energética positiva, o que así encontraré quitarme lo que busco suprimir: la amargura de no dirigirme como una e igual a la vida, con lo cual, me doy cuenta de que el buscar ir a lugares, ver a personas, estar en otros sitios o hacer cosas partiendo desde querer suprimir lo que no he encarado es deshonestidad conmigo misma ya que no me he tomado el tiempo para revisar las cosas que no estoy dirigiendo y que sigo permitiendo que me controlen, todo por buscar sentirme bien y tranquila por creer que perdí esa parte de mí. 

Cuando y como me vea a mi misma buscando hacer cosas, ir a lugares, ver a gente, para sentirme bien, paro y respiro. Me doy cuenta de que estoy buscando sentirme mejor, bien, alegre y buscando hacer esas cosas por creer que me traerán una experiencia energética positiva, no considerando para nada lo que no estoy encarando tal y como todas aquellas cosas que no me gustan de mí y del mundo de las cuales debo tomar responsabilidad y que al no revisar esas cosas estoy suprimiéndolas y queriendo huir de encarar 'la amargura de no dirigirme aún a mi misma', permitiendo que siga siendo la mente la que 'me controle' y seguir viviendo en la polaridad.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma buscar la alegría por fuera de mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma juzgar a 'm' porque no revise sus reacciones ni sus acciones, y por ver sus actitudes y comportamientos que tiene hacia desteni y hacia mí que veo que no son lo mejor para todos porque en lugar de buscar soluciones y vivirlas, critica las cosas desde las emociones y los pensamientos. Me doy cuenta de que al juzgar a m por esto, estoy reflejando una parte de mí en ella que es la de no revisar mi mente ni partes que tengo que encarar y corregir, y entiendo que primero tengo que solucionarme a mí misma y que el acuerdo más importante es el que tenga conmigo misma.

Cuando y como me vea a mí misma juzgando a 'm' y a las personas por ver sus actitudes, comportamientos y acciones que considero que no han corregido, paro y respiro. Me doy cuenta de que la programación de la mente es extensa y toca ir paso por paso y es responsabilidad de cada uno solucionarse a sí mismo, con lo cual el juzgar a los demás muestra partes de mí que estoy juzgando.

Me comprometo a mi misma a revisar las partes de mí que reflejo en otros que estoy juzgando y que no he corregido, y a detener los juicios a esas partes y a corregirme con la escritura y el respiro llegando a las soluciones.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que las personas son quienes hacen que me den 'ganas' para moverme y hacer las cosas, ir a los lugares, ver a la gente, hacer lo que tengo que hacer, y creer que si tienen una actitud o comportamiento que considero que no apoya, ir hacia la personalidad de desganada, donde por haber tomado como personal lo que hacen los demás, participo en este patrón. Me doy cuenta de que puedo identificar este patrón y detenerlo con el respiro mediante mantenerme en lo físico, detener las reacciones que surjan y no tomarlo como personal, caminar a través de este miedo y ver que sigo aquí y que no necesito las ganas para estar motivada a hacer las cosas y tampoco me definen las desganas para no hacer las cosas. Puedo moverme como una e igual al respiro.

Cuando y como me vea a mi misma tomando como personal las acciones, actitudes, comportamientos o palabras de los demás, paro y respiro. Me doy cuenta de que he creado el tomarlo como personal por participar en el miedo y no respirar, y que siento que me están hiriendo o lastimando, sin ver que es una percepción que he creado que genera desgana y desmotivación en mí, por no tomar responsabilidad en cada respiro.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma adquirir la personalidad de 'miedosa' con actitudes físicas de quedarme quieta y tensionada, con cara de miedo y preocupación y sin moverme y respirar para hacer lo que tengo que hacer.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma adquirir la personalidad de víctima cuando alguien me habla en voz alta o dice cosas de mi vida, del pasado, de cómo me ve, y de sus opiniones de mí, donde experimento que me están lastimando e hiriendo sin ver que he estado actuando así por sentir que lastiman mi ego y por haberme definido por lo que dicen, y reaccionar así ante las personas, donde siento en el pecho ansiedad y preocupación. me doy cuenta de que con respirar y detenerme yo misma desidentificándome de esas opiniones, puedo mantenerme estable aquí en lo físico y hacer lo que tengo que hacer.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con miedo ante 'm' o ante personas que veo que cuando les hablo reaccionan y que si me están diciendo cosas, y les respondo o hablo, reaccionan, y creer que tengo que tener miedo ante estas figuras y que debo creer que tienen alguna autoridad sobre mí y que debo tener miedo. En lugar de ver que así no me estoy permitiendo ser autora de mi vida y estoy permitiendo dar autoridad a la mente, al participar en creer que otros tienen autoridad sobre mi y que debo temerles y no responderles nada sino mantenerme en el miedo esperando que cambien su actitud/comportamiento/acciones/palabras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis