lunes, 7 de enero de 2013

Día 83. ¿Qué hacer cuando creo que me quieren hacer sentir mal?



Hoy ‘A’ me contó que todos estuvieron muy contentos e integrados en las vacaciones de paseo haciendo actividades con toda la familia, cosas como estar en un río en canoas, o pasando por una cuerda colgados, sobre un abismo. Y que yo no estuve pero que me llevaron en el corazón.

Tuve pensamientos de:

‘A’ quiere que me sienta mal.
Quiere que me compare y me lo tome a mal.
Me cuenta que hicieron todas esas actividades y que estuvieron “felices” para que me ponga celosa y me sienta mal.

Con esos pensamientos, que efectivamente surgieron de celos, porque por un lado experiemtnaba enojo porque esta persona A seguía hablando y yo tenia este pensamiento de que lo hacia por incomodar y por hacerme sentir triste o mal por no haber estado con ellos viajando.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que las personas buscan crear en mí comparación y celos, sin ver que mi punto de partida debe ser el de apoyarme a cambiar, y detener las reacciones dentro de mí, entendiendo que cada punto que surge sale de mí por tanto soy yo quien primero debo corregirme a mi misma y detener las reacciones y puntos como comparación y celos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permtiirme a mi misma pensar en secreto en alguna manera de detener a las personas que me están hablando cuando dicen algo a lo cual he reaccionado, donde busco la manera de hacer que se detengan y dejen de hablar, en lugar de respirar y caminar mi proceso en cada respiro tomando responsabilidad por mis reacciones.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma juzgarme por haber creado un mundo donde exista la desigualdad y haya unos que puedan disfrutar ciertas cosas que solo se consiguen con dinero, mientras que otros no tengan ni dónde dormir.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma buscar la maldad en los demás, por estar buscando aquellas cosas “negativas” para alimentar mi mente, en vez de ecualizarme a aquello negativo y dirigirme y corregirme.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma dar poder a los pensamientos de celos de mi familia, porque me digan que pasearon pero yo no haya estado ahí, en lugar de respirar y ver que estoy creando estos celos desde la mente debido a no poner atención al respiro y creer que debo sentir emociones, o tener pensamientos o chat mental cada vez que alguien que conozco hace algo y yo no estoy incluida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que las personas actúan buscando hacerme sentir mal, y juzgarlos así sin ver de qué manera estoy actuando yo para crear esas emociones dentro de mí, sino buscando hacer a los demás responsables por mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma desear experimentar sensaciones de miedo y angustia al enfrentarme a una situación de riesgo, como montar en rápidos, o lanzarme con protecciones por una cuerda sobre un abismo, y buscar experimentar esas sensaciones por creer que allí se encuentra la felicidad.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar celos de las personas que tienen relaciones de amistad con muchas otras personas.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creído que era necesario cortar todas las relaciones para poder nacer como la vida, en vez de darme cuenta de que las relaciones que no son lo mejor para mí y para todos, son todas las que se deben corregir. Y que debido a que todo en el mundo se basa en relaciones, al yo buscar cortar con las relaciones, estaba de hecho separándome de mi misma y de todo, por ver que con todo tengo una relación, y no estar aceptando eso, por estar centrándome en cortar relaciones con todo, sin ver que para apoyarme en la tierra lo importante es ver quién soy en estas relaciones y que todo sale de mí ya que soy yo la creadora y la que decido si esas relaciones van a ser lo mejor para mí y para todos. Por tanto, la primera relación a corregir es la que tengo yo conmigo misma.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar que las personas son deliberadas en hacerme sentir mal, y centrarme en ver eso y buscar ver eso para sentirme mal, y validar mis pensamientos y mi mente, sin ver que así estoy validando ser dirigida por la mente y darle poder en lugar de dirigirme a mí misma como lo mejor para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

ShareThis