sábado, 29 de diciembre de 2012

Día 79. Cuatro hombres y una mujer. Separación con mi familia.



A medida que iba creciendo, me separaba más de mis primos hombres, yo fui la primera mujer y estaba casi siempre con 4 chicos primos en los paseos, luego nacieron más niñas, el caso es que tengo el recuerdo de una memoria en la que fuimos de viaje con toda la familia de mi mamá, pero creo que mis primas mujeres no estaban, fui con mi padre. Todos mis primos hombres en un cuarto, y yo no estaba con ellos, sino en otro cuarto.

Hubo un punto en donde me separé de mi familia fue cuando vine a vivir a España por un año, a los 12 años, y cuando volví a Colombia no era igual, ya no paseaba con mis primos ni jugábamos casi, había cambiado mucho la relación.

Tengo entonces este recuerdo de cuando viajamos una vez y experimentaba una separación muy grande dentro de mí misma, con ellos, conmigo dentro de mí. No estaba cómoda al hablarles, quería agradarles, era extraño era como si lo que decía no tenía cabida yo misma lo juzgaba, al estar con ellos recuerdo que quería hablarles, sentía que no sabía de qué, decía cualquier cosa, pero al final no tenía casi ningún efecto.

Me sentí sola, triste, y en cierto modo abandonada, por no tener la misma relación que había tenido antes y por ver esta separación entre hombres y mujeres, en el sentido de que ellos ya habían crecido dormían todos en una habitación, no me ponían atención casi para nada de hablarme o de lo que fuese, sino que jugaban entre ellos a la play o a golpearse con almohadas, yo por ejemplo para ese juego me percibía muy débil como para jugar.

También sentirme tan dejada de lado que el recuerdo que tengo es en el pecho, de tristeza. Recuerdo que jugaban a esconderse los zapatos y a hacerse bromas, cosa en que secretamente quería participar pero a su vez no quería por verlo como algo pesado o ‘bruto’.

Recuerdo que era navidad, y lloré en algún momento , por estarme experimentando de esa manera tan sola y “dejada de lado” por mis primos y experimentando que no había con quién hablar ni comunicarme, porque ni sabía lo que me pasaba por dentro.
No vi por ejemplo que al participar en cosas como en ver pornografía más pequeña iba a estar aceptando un mundo de division y abuso, con esa separación percibida entre hombres y mujeres, cuando de hecho somos iguales en diseño, lo que nos divide es todas las ideas que hemos creado acerca de lo femenino y masculine y cómo nos diseñamos según eso.

Pensamientos tales como: he sido herida.

Querer participar pero definitivamente experimentando que me es dificil, en el sentido de que, a ver por ejemplo ahora cuando estoy en compañía de otras personas, experimento muchas veces como estas ganas de llorar, donde me desconcentro de lo que realmente quiero, por ejemplo, cuando quiero decir algo con la gente, a veces experimento que no fluyo, que no me muevo, que pienso en que queiro hacer algo pero no lo hago, me retraigo por completo, me quedo atrás, detrás de ese pensamiento de que quiero hacer o decir algo, quizás porque vea que es útil, porque en el momento sirve.

Siento así entonces que he acumulado mucha mierda en el sentido de que ha habido MUCHAS cosas que no he hecho y MUCHAS cosas que sí he hecho, que no me han sido e utilidad y así mismo lo contrario. Con lo que entre más cosas haga que me sean de utilidad, más me permito así cambiar, acumular lo que sea lo major para la vida, sea lo que sea consista en lo que consista… en hablar, en intervenir, en realizar un movimiento, una acción, etc.

Ha sido por medio de las cosas que he hecho por lo que no me he permitido hacer cosas que sí pude haber hecho que eran lo mejor para mí pero por mantener aquel interés propio y miedo, no hice ciertas cosas que sí eran lo mejor para mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haberme sofocado emocionalmente al entrar en angustia porque chocara el recuerdo que tenía de mi infancia donde salía con mis primos y jugábamos, a ahora ver que ellos se juntaban entre ellos y no me incluían a mí, por ligar a esos recuerdos una polaridad, debido a que en el primer recuerdo hay una carga energética positiva, y en el Segundo una negativa, por cómo los experimenté, donde busqué más energía en ambos casos, creando el conflicto interno, y por no haber entendido la experiencia en ese momento, lo tome como algo personal buscanso suprimir ese momento y esas emociones, no consiguiendo resultados, con lo cual entiendo que la manera para corregirme es encarando y enfrentando esos sentimientos y emociones y caminar a través de ello.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma culparme por haber venido a vivir aquí a los 11 años y medio y estar aquí un año donde no estuve cerca a mis primos con lo cual no estuve en esa etapa que considero que fue de su crecimiento e importante y creyendo así que por no estar volví y ya no era igual, sin ver que al vovler no experimenté lo mismo porque estaba buscando en una experiencia del pasado y buscaba lo mismo que sentí, “alegría”, y me encontré con que no era igual la relación con mis primos con lo que participé en la tristeza y en aceptar eso como algo natural y como algo negativo y conflictive, que no revise, con lo que acumulé esos sentimientos y emociones y conflicto.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma continuar participando en la creación de conflicto dentro de mí por medio de ligar miedo a las experiencias que no entiendo, donde me petrifico y me angustio y me cuesta trabajo moverme, en lugar de respirar, sacar y dejar ir y simplemente observarme y corregirme escribiendo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado la experiencia de enojo dentro de mi, como de rabia, adquiriendo la personalidad de seria y de seriedad con la gente y en mi entorno, cuando las expercativas de una situacion no son conseguidas, cuando estaba con mi familia de paseo   y querá estar con mis primos como una e igual a ellos, pero me vi en cambio con la experiencia interna de separación, agobio, etc, y me enojó el hecho de que no fuera como yo habría querido.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar tristeza al ver que mi familia se junta y que estoy lejos de ellos pensando que me estoy perdiendo momentos importantes, en lugar de estar aquí como el respiro y atenta a la realidad física y práctica en lugar de buscar satisfacer los ideales de que estando con mi familia sería feliz y me sentiría llena y completa.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber experimentado rechazo en el viaje con mi familia cuando los varones estaban juntos y yo en otra habitación por ser mujer, pensando que ellos ya se consideraban más amigos y que a mi no me consideraban como parte de ellos, experimentando así miedo, temor, angustia, y tristeza, creando esas experiencias, en lugar de respirar y entender esa separación que yo misma he estado creando dentro de mí.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado la experiencia de soledad y separación al no comunicarme conmigo misma en ver si lo que hago es lo mejor para mí y cómo voy a cambiar, sino haberme mantenido en este estado de incomodidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis