sábado, 10 de noviembre de 2012

Día 62. Ignorando la vida por la energía


Hoy escribiré también acerca de las relaciones y acerca de cómo me he permitido ignorarme completamente, por participar en reacciones energéticas de personalidades que he creado, revisando el puntos del día de hoy.

El primero, cómo al ver cómo personas del pasado han ido a fiestas y estar durante el día con estos recuerdos surgiendo de cuando yo salía con estas personas pero dejé de hacerlo, y ligué este dejar de salir con ellos a emociones de tristeza y juicios hacia mí.


Y lo segundo, de revisar una reacción energética que tuve hoy con mi pareja, que vino a ver Blade Runner que tengo que verla para clase, y he estado con un trabajo que me ha tomado todo el fin de semana para completar por lo extenso que es donde he tenido que leer Freud, Frankenstein y ver Blade Runner... pero tuve tal posesión mental cuando él llegó que me desconcentré de lo importante, lo que tenía que hacer, lo que estaba haciendo, de la vida! y con el hecho de empezar a hablar desde un pensamiento que tuve que quería aclara, queriendo hablar de esta reacción que tenía dentro en ese momento, participé en un personaje de posesión, donde en sí es poseer, controlar, me controlé como la mente y hablé como si quisiera controlar a mi pareja, por decirle que no quería que saliera a la calle, porque iba a salir con sus amigos, pero sin realmente saber por qué no quería que saliera era sólo una sensación ligada a algunos pensamientos, pero notaba que la sensación y energía estaba en mí que no tenía que ver con ese hecho, que el hecho de que saliera era una excusa para yo estar así, estaba poseída por mi mente en ese instante y viendo objetivamente la mente ahora veo que al hablar de ello no me dirigí y empecé automáticamente a buscar más de esa energía, que aunque respiraba, no estaba de hecho cambiando, sentía y experimentaba nuevos y nuevos puntos que surgían y personalidades que chocaban unas con otras.


Es decir, era como si yo estuviera en una posición donde esperaba que de repente esa energía se detuviera y yo estuviera aquí hablando con mi pareja "normal", pero en lugar de eso, lo que ocurría era que respiraba, pero esta reacción no se iba, mi actitud no cambiaba por sí sola, con lo cual, ya hace falta que yo me mueva, porque es una posesión energética inconsciente, que me ha tomado por completo, mi cuerpo y mi movimiento, y ahora tengo que salir de eso físicamente.


Ok entendiendo eso, lo que veía hoy era que he tomado pensamientos tales como creer que en las parejas se debe experimentar miedo, y tomando eso para poseerme energéticamente y alimentar este personaje de posesión, y luego verme agresiva y con pensamientos de enojo, también producto de ver lo que me estoy haciendo, cuando la solución en sí es ver esto objetivamente y cambiar por completo, moverme para cambiar, cambiar mi actitud y comportamiento.



Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma pensar deliberadamente en personas del pasado, por creer que hay puntos que no he podido solucionar y que me han hecho daño tales como no haber vuelto a hablar con personas del pasado con quienes solía salir, y creer que quedaron puntos sin resolverse, donde al pensar acerca de eso, no resuelvo de hecho nada, sino que genero en mi mente teorías y más pensamientos de lo que ocurrió, en lugar de respirar y mantenerme aquí atenta, ver objetivamente la mente y escribir sobre estos puntos y revisarlos en lugar de ampliar emociones y sentimientos dentro de mí al estar pensando en lo que pasó y en lo que creo que necesita una solución, porque la solución es perdonarme y dejar ir de esta energía que he estado creando con la que me he lastimado y esclavizado al participar en estos pensamientos sin escribirlos ni sacarlos.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con tristeza ante el nombre de mi ex pareja, donde por haberme alejado de él y de las personas que estaban a su alrededor, y haber participado en chat mental acerca de mí y de ellos, las consecuencias las veo ahora en forma de emoción en mi cuerpo físico humano, donde experimento tristeza al saber qué hacen esas personas, al verlos, y experimento incertidumbre por no saber si volver a buscarlos o no.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar cuando mi madre menciona personas del pasado con las que yo salía, por creer que quiere molestarme y hacer que yo sienta cosas, sin ver que soy yo quien creé esta personalidad de: temor a que me hablen de personas del pasado por temer sentir emociones, por haber creado de las personas que han pasado por mi vida personajes en mi mente ligados a recuerdos y emociones.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que las personas cuando me hablan de gente del pasado quieren lastimarme o hacerme daño.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado la personalidad emocional, donde he tomado todo punto que crea que me puede lastimar como recuerdo o memoria del pasado para alimentar este personaje.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme alimentar el personaje emocional cuando recuerdo momentos del pasado con personas y ver que ahora que me alejé de esas personas esos recuerdos solo existen en mi mente, con lo cual, creé una reacción de resistencia hacia esos recuerdos por el afán de detener la mente, no viendo que es a partir de los recuerdos que veo quién soy, cómo me creé, qué he aceptado, y es a través de mi mente que creo un mapa para ver quién soy y poder perdonarme y dejar ir, desligando las emociones y los sentimientos. Veo y entiendo que tener resistencia a la mente sólo causa más conflicto ya que soy yo resistiéndome a una parte de mi, y permitiendo que tenga control, ya que la resistencia consiste en querer negar la mente y querer suprimirla, para no encararme aquí en cada respiro y trascender la mente.


Me comprometo a mi misma a trascender la mente por medio del respiro en cada momento, a través de encarar mi creación y detener las supresiones.




Punto 2:


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado la posesión energética de enojo cuando veo que mi pareja va a salir, por tener chat mental como:

va a ver gente y no voy a estar, puede haber cosas que piense y haga que yo no esté para controlarlo, porque estoy aceptando vivir mis relaciones, sobretodo la relación con mi pareja desde la plataforma del miedo y el deseo, deseo de controlarlo y miedo a perderlo. Entiendo que partiendo de ese punto, no me puedo apoyar ni a mi ni a mi pareja.

Me comprometo a mi misma a detener el deseo de poseer y controla a mi pareja cuando va a salir con sus amigos, porque entiendo que esto surgió a partir del miedo de no participar en esta energía de posesión, donde me vuelvo yo misma la posesión y permito que la mente me posea, y lo veo con las reacciones violentas que surgen, donde el chat mental es de lastimar y hacer daño a los demás, y cuando esta posesión mental surge, es cuando es el momento de respirar y no participar en la mente, y vivir el perdón a mi misma, para que no me dirija la mente ni la posesión mental que yo creé, sino que yo tome responsabilidad por mi como por mi mente y por todo cuanto existe.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma basar mis relaciones en miedo y en deseo.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma reaccionar con miedo a que mi pareja vaya a salir con sus amigos, por haber creado el miedo a las personas y reflejarlo en mi pareja, donde pienso que cuando salga va a tener pensamientos al estar con las personas, y va a ver caras y quizás tenga pensamientos y chat mental, sin ver que cada uno está en su proceso, y que he basado todas mis relaciones en miedo y en deseo.


Cuando y como me vea a mi misma desconcentrándome de lo que es lo mejor para mí, paro y respiro. Me doy cuenta de que al centrarme en cosas que simplemente son de alimento al ego, tales como centrar mi atención en los pensamientos y en el chat mental y la energía, son para que yo no esté aquí apoyándome.


Me perdono a  mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haberme poseído energéticamente cuando mi pareja  me dijo que iba a salir con sus amigos, y haber creado esta energía de posesión con la que me poseo y quiero poseer a los demás por medio de poseerme a mí, donde experimento que me torno seria, enojada y el chat mental se empieza a volver violento y agresivo, donde cualquier movimiento es usado con una excusa para ser agresiva. Me doy cuenta de las consecuencias que tiene esta energía y el que yo participe en esto, en donde no me considero ni a los demás, y donde no estoy tomando responsabilidad en cada respiro por detener esta personalidad,

Así,
cuando y como me vea a mi misma participando en la energía de posesión, donde me poseo a mi misma energéticamente, donde mi área del pecho se pone rígida y tensa, acelerada y vibrante, mi espalda tiesa, mi mirada fija y seria y me experimento como un peligro manifestado y como una personalidad que no considera nada ni a nadie, paro y respiro. Me doy cuenta de que creé este personaje a partir de poseerme energéticamente por haber participado en el enojo como emoción a partir de acelerarme y creer que tengo que controlar y poseer todo a mi alrededor, sobretodo a mi pareja, por creer que es el punto donde descargo la ira.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que mis relaciones son la plataforma donde descargo la ira y la agresión, en vez de ver el abuso que he aceptado hacia mí y hacia los demás con tan solo participar en esa energía donde no busco soluciones sino maneras de aumentar más esa energía, esa posesión mental donde todo me molesta y solo busco pleitos.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma desconcentrarme de lo que iba a hacer, y no haber pedido la ayuda que requería a mi pareja por haber estado pendiente de los pensamientos constantemente.


Cuando y como me vea a mi misma poseída por la energía y con personalidades chocando entre sí, paro y respiro. Me doy cuenta de que el respiro es el lugar donde veo qué es lo mejor para mí y para toda la vida ya que entiendo que soy responsable por todo y cuanto existe y que es mi responsabilidad cambiar y pararme desde estos sistemas que no apoyan la vida.

Me comprometo a mi misma a valorar la vida en cada respiro, entendiendo que la vida es lo único real que nunca he permitido abrazar, por haber elegido la energía ante la vida.

Me comprometo a mi misma a vivir mis relaciones basadas en apoyo mutuo, entendiendo que no son una plataforma para alimentar la mente, sino que son un reflejo para yo verme y no aceptar nada menos que aquello que apoye la vida.


Me comprometo a mi misma a detener todas las reacciones agresivas y violentas que he creado por no dirigir mi mente.


Me comprometo a mi misma a detener los pleitos internos y los conflictos de personalidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis