jueves, 8 de noviembre de 2012

Día 60. Por qué me ignoran? Que ya no les caigo bien?



Ok hay una situación que tengo que revisar, flag point!

Estoy en un lugar con una persona con quien parecía que me llevaba bien los primeros días, caminamos juntas, nos reímos, me alegré de verla la conocía pero no había vuelto a ver, y bien hablamos nos reímos, cool, etc, los pensamientos de ese primer día fueron:
Cool, vivimos cerca, estudiamos lo mismo, podríamos hacer proyectos.
Pero de repente ocurre que, al día siguiente le veo y está seria, apenas me saluda, apenas me habla, y cuando le pregunto algo, responde monosílabos.
Bueno, ahí empieza el Chat mental mas: ya no le agrado… por qué?

Ok viendo en el entorno, otra percepción que tuve que un chico del mismo lugar, tampoco me hablaba demsasiado, le pregunté algo y no me decía mucho, es decir como poco interesados en responderme o en hablar conmigo.
Entonces llegué ese segundo día, cuando entré me miraron, y sentí cierta vergüenza. Me senté empecé a trabajar y vi que solo hablaban entre ellos. Así que para introducirme o meterme a hablar, empecé a hablar de temas de los que hablaban o a contar cosas. Entonces otro punto, no me respondían nada o no continuaban la conversación.

Bueno ya el Chat mental estaba empezando a incrementar:
Por qué no me responden?
Por qué no me siguen la conversación?
Les caí mal sin siquiera haber hablado?
Será que perciben algo de mi/mi mente que les molesta?

Notaba miedo. Porque son personas con quienes voy a estar compartiendo 12 horas a la semana.
Entonces al ver que no me hablaban, no me preguntaban nada, no me respondían, empezó un conflicto.
Ok, primero voy a escribir cómo es que durante mi vida ha pasado eso en otras ocasiones. No eso exactamente sino esta experiencia por dentro, de sentirme “desolada”, sola, desorientada, rechazada. Y esta sensación de que cuando voy a hablar temo que mis palabras se queden al aire, que nadie me responda, que si hablo no me escuchen por tanto no me respondan, veo que me da miedo eso, y lo que me pasó por ejemplo ese día, de hablar y que nadie me siguiera la conversación, es decir – sentirme ignorada.

Los pensamientos que acompañan esta sensación son:
No les gusta a los demás como hablo.
No estoy diciendo nada que aporte nada ni que sea relevante, importante o interesante.
Lo que dije no lo dije de forma interesante, no fui guay al hablar, ni lo suficientemente clara.
Lo acompaña todo eso un malestar en el pecho, como la emoción de la tristeza mezclada con el enojo, la sensación de no saber qué hacer. La personalidad que adquiero es aquella en la que no me permito disfrutar de mi misma.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma hacerme ilusiones cuando conozco a nuevas personas, imaginando el futuro y queriendo crear amistades, en lugar de estar aquí en cada respiro y caminar mi mente, deteniendo la energía positiva tanto como la negativa y viendo con claridad la realidad.

Cuando y como me vea a mi misma creando ilusiones cuando veo y conozco nuevas personas, imaginando que ahora seremos grandes amigos, paro y respiro. Me doy cuenta de que al estar participando en estas ilusiones, me separo de este momento y participo en energía positiva queriendo experimentar más energía positiva, ya que me doy cuenta de que esta energía existe a partir de su opuesta y que para crear ambas estoy abusando de mi cuerpo físico y de la realidad. Entonces, me mantengo aquí presente en el respiro y creo en cada momento lo que sea lo mejor para mí y para todos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma entristecerme por el hecho de que las personas no me hablen, porque entiendo que creé esta emoción a partir de haber creado energía positiva en mi mente ligándola a querer relaciones de amistad y haberme imaginado conversaciones con las personas, en lugar de mantenerme aquí y no participar en los pensamientos, ya que si me experimento de otra manera que no sea como imaginé, creo conflicto como energía negativa como el opuesto de la positiva que creé al imaginar el futuro.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que he creado una capa sobre mí de energía que aleja a los demás, o que ha quedado eso ya marcado en mi resonancia o en mi “aura” y que por eso las personas no me quieren hablar, en lugar de darme cuenta de que el aura no existe ya, la resonancia la genero a partir de participar en esos pensamientos, y por tanto, al continuar creyendo que tengo una energía que aleja a los demás, me vuelvo esa energía porque permito que me posea, donde dirige mi actitud, mi comportamiento y mis movimientos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma tomarme como personal que las personas me respondan con monosílabos, en lugar de respirar y mantenerme aquí constante, ya que al reaccionar y tomarlo contra mí pensando que no les agrado, y añadiendo a este pensamiento energía negativa, estoy limitando mi expresión al depender de los pensamientos y al definirme según las respuestas de otros.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma al ver que las personas no responden como yo quiero que lo hagan, ir a mi mente y al chat mental pensando que los demás son malos porque no me hablan, y participar en la mente por ver que es el sitio donde no me oyen todo el chat que surja a partir de yo no estar tomando responsabilidad y deteniéndolo, en lugar de mantenerme en lo físico y no tomarme como personal que no me hablen, entendiendo que sigo aquí y que nada es un motivo para empezar a pensar y a participar en la mente secreta.

Cuando y como me vea a mi misma participando en la mente secreta, en conversaciones internas y en chat mental cuando no estoy teniendo conversaciones con los demás, paro y respiro. Me doy cuenta de que esto lo he venido haciendo por malicia y por no querer tomar responsabilidad por mi y ver que estoy aquí en esta realidad física, sino que he querido pensar que los demás son "malos" por no hablarme, viéndome como víctima y no permitiéndome disfrutar de simplemente estar aquí y apoyarme deteniendo el chat mental con el que he creado las personalidades de aislada e ignorada.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber creado el personaje de ignorada, donde mantengo conversaciones internas de que los demás no me hablan porque lo que digo no es interesante, ni lo suficientemente bueno como para haberlo dicho, donde me juzgo y yo misma me estoy ignorando, y lo proyecto en otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis