lunes, 3 de septiembre de 2012

Día 48. Polaridad belleza/fealdad




Me he fijado que he creado a lo largo de mi vida una idea de que sólo tengo valor y soy importante cuando me siento bonita/bella, como una imagen en mi mente, como una idea de que soy guapa, atractiva y linda.
Y con esto, pensando que así me valorarán más, me querrán más, y podré llegar a más lugares, que si no me siento bella, como si tuviera una polaridad y viviera así, en una balanza, totalmente desequilibrada.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma enforcarme en la belleza durante mi vida, poniendo toda mi atención día tras día en estar bella frente al espejo y frente a los demás, donde creé un miedo a no sentirme bella, con lo cual la polaridad de sentirme fea, y así queriendo suprimir la fealdad frente al espejo y frente a los demás, donde no he vivido realmente por estar pendiente de una polaridad que es ilusoria, ya que no tiene en cuenta a toda la vida por igual.

Me perdono a mi misma por aceptarme y permitirme a mi misma ser adictva a sentirme bella.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma temer no ser bella ante los ojos de los demás, no viendo que quiero ser bella ante la mente de los demás por temer perder el control y sentirme fea, porque al sentirme fea me avergüenzo, no quiero hablar con la gente, me escondo y mi personalidad es menos amable/extroverida/alegre, y se torna triste, agonizante, enojada y seria.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear la polaridad de belleza / fealdad, a través de la mente donde por percepciones e ideas creé imágenes que enajan en “belleza” y otras que no encajan en esas ideas, que trato de dejar de lado y suprimir, por haber creado rechazo a esas partes, sin ver que son percepciones programadas que no tienen en cuenta a todo como igual, sino que crean separación y desigualdad a partir del juicio.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear un mundo donde se le de más importancia al ideal de belleza, que a la vida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma temer no ser bella por creer que me quedaré por detrás de muchas personas, creyendo que si no encajo en el ideal de mi mente y de lo que percibo que es el ideal de la mayor parte del sistema del mundo, seré inferior a otras personas, no me aceptarán, no sobreviviré y no podré hacer parte de “algo” mejor, no viendo que el mundo existe actualmente así, donde se valora más a las personas cuya imagen se asemeja a un ideal, y por el contrario se rechaza a quienes no encajan en el ideal.

Me perdono a mi misma por no aceptarme como una expresión de la vida en unicidad e igualdad.

Cuando y como me vea a mi misma juzgando mi imagen, paro y respiro. Me doy cuenta de que soy una e igual a mi imagen, y que los juicios de bella/fea que me he puesto, son definiciones de la mente con las cuales me poseo y controlo como energía, abusando de la sustancia física, por partir del miedo a la pérdida de experiencia de energía positiva, donde creo fricción y conflicto dentro de mí por creer que debo sobrevivir como mente, por haber creído que la mente y la energía es la vida, y por creer que temo la muerte.
En lugar de eso, me comprometo a mi misma a aceptarme incondicionalmente y valorarme como la vida como una e igual, y no en separación de mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que la belleza como existe actualmente es real, e importante, en lugar de ver, entender y darme cuenta de que es una “cualidad” de la mente sin ningún valor práctico, que sólo me distrae de la realidad.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma definir la palabra belleza con la palabra fealdad.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma rechazar en mí ciertas partes y querer dar energía a otras partes, donde me veo en un ciclo energético de posesión mental de experimentarme como bella y otras veces como fea, viviendo en polaridad, sacrificando la vida y la sustancia por aceptar en mí la desigualdad, los juicios y el miedo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma hablar a partir de las experiencias emocionales, en lugar de detenerlas con el respiro, estabilizarme aquí y aclararme, para tomar las decisiones que sean lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma a pararme por la vida, para expandirme y nacer como la vida desde lo físico, en lugar de buscar que la experiencia de belleza dentro de mí.
Me comprometo a mi misma a detener la polaridad belleza / fealdad, entendiendo que ambas provienen de experiencias energéticas que he creado para definirme y por creer que sentirme bella me hace especial, y querer sentirme bella para tapar la fealdad que experimento energéticamente también, donde he permitido enjuiciarme, como bella y como fea dependiendo de cómo me sienta, no viendo que no se puede confiar en la mente ni en las percepciones de la mente.

Me comprometo a mi misma a pararme como el respiro cuando me vea a mi misma teniendo Chat mental de que soy bella o fea.

Me comprometo a mi misma a vivir la palabra belleza, entendiendo que no es una idea de una imagen / imágenes en mi mente, sino a redefinir la palabra belleza como lo mejor para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis