martes, 28 de agosto de 2012

Día 45. Miedo a perder el "amor”



Por medio de los escritos del Chat mental, he podido ver que he aceptado el miedo a perder el amor que siento que me rodea, con personas a mi alrededor. Viendo que he tenido muchas relaciones que han terminado, que si yo he decidido por ejemplo no participar más en el alcohol, o si ha habido relaciones de pareja que tenía que terminaban, ya no hay más de lo que había, para nada. Es decir, veo que no eran relaciones basadas en apoyo mutuo, sino en una idea, que se llenaba de una mente a la otra.

Veo que el amor va muy ligado al miedo. Miedo a que la otra persona cambie, miedo por desconfianza, miedo por ideas.
Cuando uno acepta en primera instancia los pensamientos, los sigue, los recrea, los genera, crea imaginación, luego ideas y genera un Chat mental que termina en reacciones, manifestadas en el cuerpo físico, dentro de todo un proceso al cual no estamos atentos.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear el miedo a perder el amor, no viendo que así el amor que estoy viviendo no es real sino una ilusión mental, ya que estoy generando energía a través de la mente, para crear la ilusión del amor, como energía positiva, y con ello, creando el miedo a perderlo, miedo a no tener esa energía, viviendo esclavizada a un ciclo de amor y miedo, donde solo me tengo en cuenta a mi como ego, no constituyendo relaciones de apoyo de verdad, por no verme ni siquiera a mi en esa ecuación, sino estar queriendo succionar sustancia dentro de las relaciones, para mantenerme atada sin importar las consecuencias, sino sólo el hecho de que la relación se mantenga.

Cuando y como me ve a mi misma generando energía de “amor” con pensamientos de: quiero a esa persona pero tengo miedo de perderla”, paro y respiro. Me doy cuenta de que he generado ese Chat mental por haberme separado del amor, de la palabra amor y de los demás.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que si una persona se aleja de mi lado, pierdo alguna parte de mí, de mi cuerpo, y vivirlo así por haber programado en mi cuerpo relaciones de la mente, desencadenando emociones, sentimientos y pensamientos para cada relación que he creado con los demás, con cada una creando una personalidad, y así creando el miedo a perder esas personalidades si pierdo las relaciones, dejando de tener contacto con las personas con las que creé esa idea de mí, no viendo que sigo aquí, y que no dependo de nadie.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma generar apego a la idea que tengo de mí cuando estoy con otra persona, por no permitirme vivir con un ejemplo de lo mejor para la vida, como autora de mi misma, sino como una mera idea, dejándome llevar por la experiencia, tomando mis decisiones a partir de lo que experimento, lo que creo que me hará sobrevivir como mente, y que me traerá seguridad, y creyendo que si pierdo eso, no tendré dinero, ni vida, no viendo que es al revés.

Me comprometo a mi misma a ser autora de mí misma, donde no dependo de nadie sino que me apoyo en la realidad, a caminar mi proceso como una e igual a mi mente, entendiendo cómo creé el miedo al amor, y el amor al miedo, la adicción al miedo y la adicción al amor, viendo el amor como la energía positiva que me motiva, el amor como el dinero como la mente, dando la autoridad a los sistemas de la mente, y la adicción al miedo como aquello que me hace sobrevivir, por desconcentrarme del respiro y no ver que estoy aquí, sino creer que tengo que vivir en una constante lucha por sobrevivir, y creer que el miedo me permite eso.

Cuando y como me vea a mi misma temiendo perder el amor, paro y respiro. Me doy cuenta de que el amor no existe en el mundo, ya que nos hemos separado de nosotros como sustancia, a través del juicio, y con la separación, creamos la polaridad del amor/odio, con lo cual, el amor que existe actualmente no se para eternamente, porque necesita de su polaridad para existir.

Me comprometo a mi misma a traer el amor al mundo, empezando por mí, caminando mi proceso deteniendo la ilusión del amor, y viviendo el amor por medio de regalarme el perdón a mi misma incondicionalmente, y haciendo a los demás como a mí misma, como el mensaje de Jesús que nunca se ha vivido.

Me comprometo a mi misma a traer el amor al mundo por medio de apoyar en grupo a traer un sistema de dinero igualitario que de a todos por igual, el mismo amor, el mismo cuidado, así cambiando la dirección de la confianza, donde ya no confío en la destrucción que se ha repetido ciclo tras ciclo, sino que me doy cuenta de que se puede parar, y redirigir esa confianza para en cada movimiento traer un mundo mejor y saber que el mundo puede cambiar para lo mejor para todos y ser yo ese cambio.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma experimentar celos de las personas y lo que hacen, de verlas juntas en sus actividades, y creer que soy inferior al ver que ya no hago lo que hacía, como salir a beber u otras cosas, y aún así querer experimentar envidia, no viendo que yo tomé la decisión de cambiar, y con esta decisión cambiaron también las relaciones que estaban basadas en alimentar a la mente, con lo que al yo decidir cambiar, pude ver quienes estaban realmente como apoyo y quienes no. En esto, me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no vivir mis decisiones sino tener puertas traseras, como quedarme en los recuerdos de las relaciones pasadas, queriendo rememorarlas donde alimento el ego, ya sea sintiendo emociones como tristeza por no tener más esas relaciones, o donde me veo y pienso que fui buena, bella, especial y valorada, en ambos casos alimentando la mente, ya sea si experimento energía positiva al recordar momentos con relaciones pasadas, o energía negativa, de cualquier manera, es participar en la mente, queriendo adquirir alguna definición de mí, como triste y solitaria, o como alguien especial y superior.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma querer tener relaciones con las personas para poder definirme como una persona especial, valorada y superior, en lugar de ver quién realmente soy, y de ver por qué he aceptado no ser una e igual a la vida, no usando ningún tipo de relación como un punto para esconderme, en cambio, ver que las relaciones deben ser un punto de apoyo para exponerme y para cambiar aquello que no funciona para la vida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma querer crear relaciones para participar en pensamientos, imaginación y Chat mental, donde genero miedo a terminar esas relaciones, y creo formas para mantenerlas, como sacrificándome y esclavizándome a pensamientos y manipulaciones para que las relaciones no caigan, no viendo que tarde o temprano van a caer ya que están basadas en el miedo. Y en eso, me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear el miedo a perder relaciones por miedo a definirme como solitaria y triste, y creer que siempre pierdo las relaciones, por las experiencias pasadas durante mi vida, donde la mayoría de las relaciones no han continuado.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear adicción a la personalidad de “solitaria y triste”, donde al ver que mis relaciones no han continuado, me he definido así, donde vivo lamentándome por mí misma, generando fricción en mí y participando en Chat mental de que nadie me quiere, y de que he desperdiciado mi vida, no viendo que estoy aquí, que no es más que una experiencia mental, y que tengo el poder de ver cómo la creé, a partir de qué situaciones y cómo me programé, para no vivir esclava a la mente, sino expresarme aquí en cada momento, viendo que esa es la verdadera libertad. 

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que el amor es como una chupeta, un dulce, que hace olvidar por un momento quién soy y qué he aceptado, y mi responsabilidad conmigo misma como con la vida, en lugar de vivir el amor como un apoyo donde no se acepta nada menos a lo que uno es.


Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que el amor son todos los sentimientos de deseo, necesidad, apego, celos, definiendo el amor con ideas y creencias, donde al ver que no he entendido cómo funciona, me he dejado llevar por la experiencia energética, así queriendo vivir la energía del momento, y luego viendo que como no es algo constante tampoco, surge la energía del aburrimiento y del miedo a lo que la otra parte de la relación, experimente, al ver que yo estoy experimentando esas cosas. Así, temiendo ser decepcionada, y creyendo que debo decepcionar yo primero, así creando la desconfianza en las relaciones, por poner la confianza en primer lugar por fuera de mí, al ponerla en las experiencias energéticas de la mente, en vez de vivir en la realidad práctica, ver qué se necesita para apoyarme y apoyar a los demás como a mí misma, viendo y entendiendo que no hace falta vivir en desequilibrio y polaridad, ni siendo movida por la energía, sino entendiendo cómo funciona el sistema de la mente, para poder dirigirlo y vivir como la estabilidad como el respiro de vida.


Me comprometo a mi misma a detener la confianza en las experiencias energéticas, y a vivir como la confianza como yo misma, dirigiendo mis relaciones como yo misma, deteniendo las ideas acerca del amor, y deteniendo el miedo que he creado a perder el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis