jueves, 12 de julio de 2012

Dia 30. Enojo por 'lo que he sufrido'



Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mii misma tener tristeza por lo que he sufrido físicamente por crear experiencias emocionales de enojo, tristeza, rabia, querer control sobre otros, querer poder, querer felicidad, querer y querer satisfacción mental, porque no me he dado cuenta de que estoy aquí y que continúo aquí.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mí misma ser deshonesta conmigo misma por sentir resentimiento por ver que emocionalmente he sufrido hasta tal punto que me he hecho sufrir físicamente, y he ligado experiencias emocionales a mi cuerpo físico, porque la mente existe en el cuerpo y es de donde substrae la sustancia para generar energía, y yo he sido quien he sido el motor participando a través de la mente. Con lo cual, veo físicamente las consecuencias, el dolor físico causado por mi misma, por permitirme crear pensamientos deliberadamente y abusar del mundo y de mi cuerpo para seguir generando energía para las personalidades que creé, y sentimientos y emociones, reacciones y patrones.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitir a mi misma generar enojo por ver que he substraido de mi sustancia y que el tiempo pasa rápido y que mi cuerpo no es eterno, y tengo un tiempo limitado para poder corregir mi creación y nacer como la vida, porque no me estoy dando cuenta de que para poder caminar mi proceso, el enojo es uno de los puntos que tengo que trascender y caminar.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma pensar que si yo no hubiera sufrido tanto, podría caminar más fácilmente mi proceso.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitido a mi misma ver mi cuerpo como un punto que desencadena pensamientos y emociones dentro de mí, desencadenando el pensamiento de que si yo estuviera mejor físicamente, podría caminar mi proceso bien, y desencadenar la emoción de frustración por creer que no puedo caminar mi proceso a la vida, por pensar que mi cuerpo no está bien y que lo he descuidado mucho por participar en la mente, en vez de corregirme respiro a respiro, como la paciencia.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma conectar el ver mi imagen en el espejo con el pensamiento de que estoy enferma y que voy a morir pronto, por ver que mi imagen ha cambiado en relación a años atrás.

Con eso veo también el deseo de estar bien físicamente, sin emociones, sin pensamientos, sin sentimientos, aquí, como el respiro, estable, sin experiencias emocionales moviéndose por dentro. Yo dirigiéndome a mi misma, deseando eso, y también en mi vida, deseando dirigirla y ser la autora: tener trabajo estable, relaciones de apoyo, una vida física de soporte.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma continuar el enojo, y aumentarlo a partir de que he creado la impaciencia por ser independiente, como la idea de no depender de nadie, pero no he visto que eso requeire un proceso y una reubicación porque nunca he puesto atención a cómo funciona el mundo y a cómo puedo apoyarme y situarme de manera que esté situada en el lugar donde pueda apoyarme y a todos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma desear estar bien situada en el sistema del mundo, y pretender que deseando esto, va a ocurrir mágicamente.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma el deseo de estar bien situada en el sistema del mundo que exista dentro de mí.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitir a mi misma conectar el pensamiento de “si yo estuviera bien situada en el mundo no estaría sufriendo tanto ni teniendo miedo de no tener dinero ni trabajo, y estaría tranquila y podría caminar mi proceso bien” a una experiencia emocional de frustración, impaciencia, decepción y enojo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma participar en una experiencia emocional de decepción.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitir a mi misma participar en una experiencia emocional de enojo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitir a mi misma participar en una experiencia emocional de impaciencia.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitir participar en una experiencia emocional de frustración.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme conectar el pensamiento de “si yo hubiera aprendido cómo funcionaba el sistema desde que nací y me hubiera dirigido, ahora estaría bien situada” a una experiencia emocional de tristeza.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitir participar en una experiencia emocional de frustración porque me doy cuenta de que no puedo prácticamente manifestar en la realidad magicamente el deseo de situarme bien en el sistema del mundo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma no querer enfrentar mi realidad.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma querer que mágicamente se corrija mi realidad, pero rehusarme a caminar respiro a respiro para corregirme, y en cambio querer escapar participando en la mente.

Me comprometo a mi misma a detener el sufrimiento dentro y fuera de mí.

Me comprometo a mi misma a apoyar un sistema de dinero igualitario y a apoyar a hacerlo posible, porque veo que es la solución como lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma apoyarme físicamente tomando responsabilidad por mi propia mente, y así detener el sufrimiento que causan las supresiones, los miedos, las emociones, los sentimientos y los pensamientos.

Me comprometo a mi misma a apoyarme en el sistema monetario y a entender cómo funciona para cambiarlo.

Me comprometo a mi misma a exponer la maldad del sistema actual, y el abuso a lo físico que se ha aceptado, y a apoyar dando sentido común y soluciones como el dinero igualitario y el perdón a uno mismo como la corrección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis