lunes, 23 de julio de 2012

Día 34. Tiempo al tiempo



Desde pequeña, siempre dando todo por sentado, el tiempo, los minutos, las horas, los segundos, los años, las semanas, los días, y no viendo que el tiempo pasa rápido y cada vez hay menos, para hacer algo importante y que sea beneficioso para mí y para todos.

Siempre dejando pasar el tiempo, moviéndome autómata.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma dar por sentado el tiempo, y no querer ver que soy una e igual al tiempo, y que lo que haga en el tiempo que tengo de vida, es lo que determina quién soy, si me paro por la vida en cada momento.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma desconsiderar el tiempo, y no ver que me muevo en cada respiro, y que mi decisión para que considere todo tiene que ser lo mejor para todos en cada momento y en cada respiro, y que cualquier cosa que parta de un movimiento energético, que me mueva sin considerar lo físico en cada instante, va más allá del respiro, y es una proyección mental, yo tratando de moverme más rápido que lo físico, a través de la mente, y es en ese momento cuando tengo la oportunidad de elegir la vida, y vivir como una e igual al respiro moviéndome como una e igual a lo físico teniendo en cuenta la realidad física y no las ilusiones mentales, tales como sentimientos, recuerdos, memorias, emociones, reacciones, deseos, proyecciones, fantasías, imaginaciones, etc.

Me perdono a mi misma por aceptarme y permitirme a mi misma participar en la mente por no querer tomar responsabilidad por el tiempo que tengo, creyendo que es más fácil y sencillo estar preocupada en la mente, en vez de organizar mi tiempo y caminar mi proceso a la vida, estableciendo bases reales y funcionales.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que la eternidad existe, sin ver que estoy queriendo que sea así por no querer aceptar que un día moriré y que lo que soy ahora mismo no es uno e igual a la vida, porque he participado en la mente y he despedido cada respiro que he tenido, y ahora, veo y me doy cuenta de que me he formado como un ser programado, y por tanto, me comprometo a mi misma a escribir y ver cómo me programé, que no he tenido en cuenta la vida, y a reprogramarme como lo mejor para la vida, ahora sí tomando cada respiro como una oportunidad de pararme por la vida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que el tiempo sabe lo que hace, que yo no tengo que hacer nada sino esperar, ya que he aceptado creer en la esperanza y tener esperanza, como quien dice, esperar que algo ocurra sin que yo haga absolutamente nada, ya que he creído que todo viene dado, y que yo no tengo que mover ni un dedo porque ya lo tengo todo, sin ver el desastre que he permitido por medio de no mover ni un dedo, y por medio de la creencia de que el tiempo siempre encuentra un final perfecto, sin ver que de seguir así, el final que me espera es una muerte donde no seguiré por no ser una e igual a la vida.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear la esperanza, queriendo que exista algo que me ayude y me salve, así sea invisible, pero queriendo sentir y experimentar una luz que me ilumine el camino y no me deje caer, sin ver que ya caí en la mente desde siempre y que la esperanza no existe ya que es esperar y esperar, sin tomar acción por uno y como uno, para hacer lo que sea necesario para traer un cambio a uno y al mundo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma crear la pereza, siendo movida por y como la pereza, justificando así el no hacer nada, y el dejar pasar el tiempo volando.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que el tiempo me guía y me tiene esperando algo bueno, feliz y agradable, no viendo que estas ilusiones las creé desde pequeña al ver películas de disney viendo que siempre tienen finales que he definido como felices y que he creído que me espera un final feliz, no viendo que en primer lugar, la felicidad no existe actualmente en el mundo, solo la ilusión de felicidad, ya que hasta que todos no sean felices, uno solo no puede ser feliz, y por tanto, con el sistema de desigualdad que hemos creado, no hay posibilidad de que haya personas felices mientras tengan hambre o vivan en la pobreza, y que los que tienen salud y bienestar, buscan la ilusión de la felicidad, con su opuesto: tristeza, y así se permite que exista la riqueza y la pobreza.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma vivir en el: se podría haber hecho esto y lo otro, en vez de vivir en el respiro y ver qué puedo hacer en cada respiro y cada momento como mejor para todos.
Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que el tiempo todo lo arregla, y estar viviendo así, sin solucionar lo que he creado y dándole mi poder al pensamiento de que el tiempo todo lo cura.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma haber querido “matar el tiempo” buscando entretenimiento sin siquiera cuestionarme la manera como se mueve el mundo y quién soy yo en este mundo y cómo soy yo, y por qué he aceptado la separación con todo lo que existe, incluso conmigo misma.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que tengo miedo del tiempo por creer que corre muy rápido y haber creado una entidad como “el tiempo”, diciendo que vuela y que no me da tiempo a nada, por no moverme como una e igual al tiempo.

Me perdono a mi misma por aceptar y permitirme a mi misma creer que el con el tiempo todo se olvida, sin ver que no se olvida sino que está en uno suprimido, y que está aquí, para que uno lo enfrente y lo corrija, en vez de mantener todo suprimido.

Me comprometo a mi misma a caminar como una e igual al tiempo, viendo qué tengo que hacer en cada momento para apoyarme.

Me comprometo a mi misma a detener las supresiones y a detener el querer buscar entretenimiento que me haga olvidar por momentos lo que he creado.

Me comprometo a mi misma a demostrar que no existe la esperanza, ya que depende de nosotros y lo que hagamos con nuestro tiempo, lo que determina la situación del mundo y de nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis