miércoles, 23 de mayo de 2012

Día 21. Comparación y separación con los demás

Poniéndome emocional con ver fotos de personas que conozco pero con quienes ya no tengo contacto.
Ver qué hacen, pensar que me dan celos, y sentir emociones.

Pensar que esas personas están bien que se les ve bien compararme con ellas y sentir celos.
Imaginar sus vidas cómodas, con dinero, trabajo y amigos, y pensar en mi vida viéndola como vacía, insegura, desequilibrada, llena de miedos y temores por el futuro, por el pasado, por el momento actual, por no tener amigos y no tener trabajo.

Pensamientos como: pierdo los amigos. No he creado relaciones de apoyo que perduren. Todas las que he tenido han terminado y ya no hay más comunicación con esas personas.

Considerando a los demás como alegres y contentos, y viéndome a mi como triste.
Pensando que las personas se han apoyado en su vida y no han caido en la mente tanto como yo… como si pensara que durante el proceso he estado perdiendo amistades y que he caido en tristezas del pasado, porque durante mi vida me ha pasado bastante esto de perder amistades y de estar “sola”.

A veces pienso si todos se pensarán de mí lo que pienso yo de mí, que es muy abusivo, porque me veo como alejada de los demás, separada, ignorada, rechazada pero como si yo hubiera creado todo eso y que hiciera que me vean así.

Así, he visto a los demás como personas positivas y a mí como negativa.

Pensando que todos se conocen y son amigos y se apoyan los unos a los otros mientras que lo que he sentido durante gran parte de mi vida ha sido falta de apoyo de “amigos” por no tenerlos, por no comunicarme con las personas, y mucho miedo últimamente, porque antes era vergüenza, pero ahora es miedo que experimento por no tener contactos y conocidos a quienes pueda acercarme y crear un colectivo, es decir eso siempre puedo hacerlo, pero al no tenerlo hecho y ya con 23 años tengo pensamientos de: no vo ya tener trabajo fácil y que me guste.

De ahí salen culpas hacia mí y hacia los demás, por verme donde estoy, como si sintiera que estoy en una pared sin salida, lo cual es una ilusión.
Culpando el pasado y lo que he hecho, haber estado en muchas relaciones que no dirigí para lo mejor para mí y todos, sino sin ni saber lo que hacía, no tener en cuenta mi propia vida.
Preocupada en la mente y pensamientos.
Pensando que desconfío de la gente por lo que he vivido. Situaciones en la infancia donde me alejé de las personas.

Y es esto, de nuevo, miedo a no tener dinero. Porque pienso que entonces no me apoyarán, no participaré en proyectos y cosas ni me situaré en un trabajo que me guste donde gane bien, por no conocer a la gente apropiada.


Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser deshonesta conmigo misma al participar en Chat mental, y creerlo como real, en vez de observarlo y entender que son puntos que tengo que corregir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma limitarme y tener Chat mental de personas con las que solía salir y ya no, por miedo de perderlas y perder la sensación de pensar en otros que me da la creencia de que estoy viva, sin ver que al pensar estoy separándome de la vida y realidad, porque estoy participando en un mundo irreal e ilusorio en vez de tomar contacto directo con lo físico y real.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser deshonesta conmigo misma y pensar en otras personas y en el proceso de otras personas, en vez de centrarme en mi propio proceso.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido pensar en que los demás son superiores a mí, y que yo soy inferior, por creer q tiene que existir la superioridad y la inferioridad para completar la polaridad, por no querer dejar de vivir en polaridad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma ver las fotos de los demás con el punto de partida de querer compararme con los demás y verme en una posición inferior.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que yo tengo que ser la polaridad negativa para que la polaridad positiva exista, porque me estoy limitando y estoy creando el mundo tal como es actualmente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer ponerme emocional para alimentar mi mente, al ver fotos de los demás y compararme con ellos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma por haber aceptado y permitido querer juzgarme por no querer aceptarme como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ponerme emocional al ver fotos de la gente, por ya no tener contacto con ellos y ver que tienen muchos amigos y querer sentirme inferior por yo no tener amigos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no querer apoyarme en conocer gente y comunicarme con las personas física y realmente por no querer apoyarme para tener una vida de apoyo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido compararme con las personas y verlas como alegres, contentas, sonrientes, felices, cariñosas, agradables, graciosas, expresivas, amistosas y verme a mi misma como todas las polaridades contrarias, triste, amargada, enojada, rabiosa, apática, introvertida, tímida, silenciosa, callada, odiosa, mala y depresiva.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer vivir adjetivos que veo como buenos y características que quiero que me definan como yo percibo a otros que son, por querer ser esto que creo que es lo que uno tiene que ser para estar bien, sin ver que estoy queriendo vivir esto a partir de una polaridad y que así no puedo ver quien realmente soy y nacer como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la comparación.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser la comparación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por no tener contacto con las personas con quien estuve relacionada en el pasado, sin ver de qué manera creé relaciones que no son lo mejor para la vida y que terminaron porque no fueron dirigidas, y no tuve en cuenta mi vida como totalidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de que las personas que me han conocido a lo largo de mi vida tengas un recuerdo de mí de que soy una persona triste, amargada, depresiva, silenciosa, callada, tímida, introvertida, rara y rechazada, por yo estar creyendo que esto realmente me define y creer que si no vivo esto que creo que soy, no voy a vivir, por haberme identificado con mi mente. No viendo que no soy mi mente ni las definiciones que tengo de mí ni que creo que tienen de mí, que son un reflejo de lo que creo yo de mí.

Me comprometo a mi misma a detener todo tipo de juicios hacia mí de querer definir cómo soy y detener todo tipo de cadenas como definiciones.

Me comprometo a mi misma a detener la alimentación a la mente con energía, al detener la creencia de que soy la negatividad y que tengo que vivir la negatividad para que el positivismo pueda existir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de no tener dinero ni trabajo seguro, fijo y agradable por no tener contactos ni amigos, por pensar que no podré participar en proyectos, ni equipos de trabajo ni seré reconocida, sin ver que esto es un miedo de mi mente y no me permite participar en la realidad y dirigirme a mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme por creer que no me he apoyado durante mi proceso y compararme con los demás pensando que ellos sí, y tener miedo de que sea así, cuando ese miedo es en realidad el ego que tiene miedo de ser lastimado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme como sola y solitaria, y creer que todos se conocen y se hacen amigos mientras que yo me quedo de lado, y crearlo así para alimentar la decisión que tomé de definirme como sola, por creer que si esa definición la pierdo, no podré validar mi mente y mis decisiones, sin ver que han sido tomadas sin tener en cuenta la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma ver las fotos de los demás con el punto de partida de querer compararme con los demás y verme en una posición inferior.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que yo tengo que ser la polaridad negativa para que la polaridad positiva exista, porque me estoy limitando y estoy creando el mundo tal como es actualmente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma querer ponerme emocional para alimentar mi mente, al ver fotos de los demás y compararme con ellos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma por haber aceptado y permitido querer juzgarme por no querer aceptarme como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ponerme emocional al ver fotos de la gente, por ya no tener contacto con ellos y ver que tienen muchos amigos y querer sentirme inferior por yo no tener amigos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no querer apoyarme en conocer gente y comunicarme con las personas física y realmente por no querer apoyarme para tener una vida de apoyo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido compararme con las personas y verlas como alegres, contentas, sonrientes, felices, cariñosas, agradables, graciosas, expresivas, amistosas y verme a mi misma como todas las polaridades contrarias, triste, amargada, enojada, rabiosa, apática, introvertida, tímida, silenciosa, callada, odiosa, mala y depresiva.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer vivir adjetivos que veo como buenos y características que quiero que me definan como yo percibo a otros que son, por querer ser esto que creo que es lo que uno tiene que ser para estar bien, sin ver que estoy queriendo vivir esto a partir de una polaridad y que así no puedo ver quien realmente soy y nacer como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear la comparación.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido ser la comparación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido sentir tristeza por no tener contacto con las personas con quien estuve relacionada en el pasado, sin ver de qué manera creé relaciones que no son lo mejor para la vida y que terminaron porque no fueron dirigidas, y no tuve en cuenta mi vida como totalidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de que las personas que me han conocido a lo largo de mi vida tengas un recuerdo de mí de que soy una persona triste, amargada, depresiva, silenciosa, callada, tímida, introvertida, rara y rechazada, por yo estar creyendo que esto realmente me define y creer que si no vivo esto que creo que soy, no voy a vivir, por haberme identificado con mi mente. No viendo que no soy mi mente ni las definiciones que tengo de mí ni que creo que tienen de mí, que son un reflejo de lo que creo yo de mí.

Me comprometo a mi misma a detener todo tipo de juicios hacia mí de querer definir cómo soy y detener todo tipo de cadenas como definiciones.

Me comprometo a mi misma a detener la alimentación a la mente con energía, al detener la creencia de que soy la negatividad y que tengo que vivir la negatividad para que el positivismo pueda existir.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma tener miedo de no tener dinero ni trabajo seguro, fijo y agradable por no tener contactos ni amigos, por pensar que no podré participar en proyectos, ni equipos de trabajo ni seré reconocida, sin ver que esto es un miedo de mi mente y no me permite participar en la realidad y dirigirme a mi misma.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma juzgarme por creer que no me he apoyado durante mi proceso y compararme con los demás pensando que ellos sí, y tener miedo de que sea así, cuando ese miedo es en realidad el ego que tiene miedo de ser lastimado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido definirme como sola y solitaria, y creer que todos se conocen y se hacen amigos mientras que yo me quedo de lado, y crearlo así para alimentar la decisión que tomé de definirme como sola, por creer que si esa definición la pierdo, no podré validar mi mente y mis decisiones, sin ver que han sido tomadas sin tener en cuenta la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido crear culpa hacia los demás por ver dónde estoy actualmente sintiendo que estoy en una pared sin salida, sin ver que esto es una ilusión. 

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido culpar el pasado por como lo he hecho, sin revisarlo para no repetirlo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desconfiar de las personas por creer que me han hecho daño y me lo harán, sin ver que yo soy la única auto responsable por mi misma.


Me comprometo a mi misma a apoyarme conociendo gente con quien podamos crear lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma a centrarme en mi proceso y corregirme a mi misma.

Me comprometo a mi misma a vivir siendo la alegría, la auto expresión, el auto cariño, el auto apoyo y a apoyar en crear un mundo donde todos podamos vivir lo mejor para todos.

Me comprometo a mi misma a detener todo juicio hacia mí porque me doy cuenta de que me separan de la vida.

Me comprometo a mi misma a detener toda culpa hacia los demás o hacia mí misma.

Me comprometo a mi misma a tomar auto responsabilidad por mí misma.

2 comentarios:

  1. Laura todos esos pensamientos sobre ti misma no son solo tuyos la mayoría de las personas los compartimos pero de manera secreta porque nos da pena que los demás los conozcan, pero efectivamente no son mas que engranajes de la mente para mantenernos subordinados a ella y no respirar como la vida que somos, hemos sido y siempre seremos. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María, así es!! engranajes para mantenernos sumisos y cuando vemos que estamos cambiando... bum! un punto sale a manifestarse y a intentar manipular. Es algo que desde pequeña me ha pasado, la separación con los demás ha sido un punto muy grande y viene en principio de la separación conmigo misma, reflejada en los demás, creando muchas redes asociadas, y tengo que quitar una por una. Un abrazo!

      Eliminar

ShareThis