viernes, 11 de mayo de 2012

Día 18. Oportunidades

Contamos con oportunidades en cada respiro/cada momento, de volver a la vida y pararnos en auto honestidad, en escoger lo que nos soporte y apoye y que sea lo mejor para todos.

En detener la mente y los patrones, todo aquello que NO nos permita vivir en igualdad.

Viendo a lo largo de mi vida, he tenido muchas oportunidades de pararme y decir: hasta aquí no más. No permito más abuso en mi ni en el mundo. Voy a hacer todo lo necesario para cambiar. Voy a apoyarme, y a ponerme en una posición determinada que sea lo mejor para mí como para todos, desde donde pueda hacer un cambio real, donde tenga voz en el sistema.

Con el simple hecho de vivir en el mundo en que estamos que podemos ver lo que existe, lo que toca hacer para vivir, está claro lo que tenemos que hacer. Y sin embargo no lo vemos y no nos hemos puesto de acuerdo.
Quienes están en la elite viven en una burbuja aparte queriendo mantenerla.
Y la mayoría de las personas hemos vivido siempre con un montón de limitaciones puestas y no nos hemos atrevido a hacer un cambio, por no elegir la vida sino la mente, donde “escogemos” el miedo, el deseo, el pensamiento, la creencia, el sentimiento, la emoción, y el mismo camino que han llevado los antepasados.

Las oportunidades se dan por sentado. Al escoger “la maldad” y tomar decisiones que no nos convienen = cagada universal.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar las oportunidades que he tenido de pararme por la vida como la vida, de detener todo tipo de abuso y de parar los sistemas de control, por creer que es imposible detener los mecanismos que me controlan, porque fallé en ver los ciclos que estaba repitiendo y los patrones que seguía, y que las oportunidades siempre han estado pero no las he tomado.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido juzgar a quienes están en la elite porque no cambien, y cambien el mundo, sin ver que he aceptado lo mismo y que respiro a respiro tengo la oportunidad de cambiar y pararme por la vida como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar las oportunidades que he tenido de tomar el apoyo en mi vida porque no me he dado cuenta de cómo funciona el mundo y de lo que tengo que hacer para vivir, como formar relaciones de apoyo y como trabajar y sostenerme con dinero, y construir una base sólida dentro y fuera de mí.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haber creado un mundo donde se de a unos más dinero que a otros, y donde el negocio sea tan grande para mantener todo como está, que ni siquiera haya buena educación.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido juzgar la educación que he tenido, sin ver que yo he sido quien me he educadote esta manera, para no haber visto todo como funciona y qué tengo que hacer para apoyarme, sino preferir mantenerme preocupada en la mente, mientras pueda seguir juzgando las instituciones que imparten educación, juzgándolas como precarias, innecesarias y aburridas, sin ver que en esos años de mi primera educación en esta vida, me formé para ser quien soy, y que si no  soy un ser funcional en el sistema por no ser funcional yo misma por mantenerme preocupada en la mente, tengo que ver cómo me formé y eduqué para poder reeducarme de manera tal que tenga en cuenta las causas y las consecuencias.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar oportunidades para formar relaciones de apoyo, por haberme creído todas las limitaciones de mi mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer mantenerme separada de la gente por querer ser solitaria y estar preocupada en mi mente, sin ver que me he convertido en una adicta a la mente y que no tengo en cuenta a nada ni a nadie.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar oportunidades de cambio en cada respiro.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar oportunidades de trabajo, de apoyo monetario y de gente de apoyo, por estar preocupada por cómo me vería, por lo que pensaran de mí, por creer que no sería lo suficientemente buena en lo que hiciera o dijera, no viendo que son limitaciones mentales que no son reales y no me apoyan como la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar oportunidades de realizarme como la vida, al participar en la energía de cansancio, pereza y aburrimiento.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar oportunidades de pararme por la vida al participar en emociones de tristeza, rabia, enojo, angustia, temor, pavor, terror, fastidio, agobio y demás emociones mentales.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido desaprovechar oportunidades de pararme por la vida al participar en sentimientos de amor, felicidad, alegría, cariño, compasión, ternura, y demás sentimientos que crean su polaridad y separación.

Me comprometo a mi misma a tomar las oportunidades que me presente yo misma para pararme como una e igual a la vida, en cada momento, deteniendo todo tipo de experiencias mentales que desconcentren de la realidad.

Me comprometo a mi misma a pararme por la vida y no desaprovechar ningún respiro para ver que es una oportunidad de cambio y corrección.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis