viernes, 4 de mayo de 2012

Día 13. (Parte 2) Un sistema que tiene que cambiar


Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido querer vivir en el miedo por no querer tomar auto responsabilidad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido que los empresarios, banqueros, militares y políticos celebren reuniones regularmente, algunas dentro de sociedades secretas donde toman decisiones que comprometen todo cuanto existe, por no tomar responsabilidad y pararme por un sistema donde todos seamos partícipes, por no haber tomado en consideración la importancia de dirigirme a mi misma, y por no darle importancia a la política por haberla separado de mí y permitir que otros tomen decisiones por mí, y aún así seguir sus decisiones y creer que son por el bien de todos, cuando la realidad se ve claramente que nunca ha sido por el bien de todo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma definirme como perezosa, vaga, zombie, adormilada, torpe, dudosa, dormilona, aburrida, callada, silenciosa, negativa, sosa, y demás adjetivos que en realidad son definiciones que he vivido para no tomar responsabilidad y permitir que las decisiones las tome mi mente por mí y que en el mundo decidan otros por mi y no ser yo la palabra viva, por creer que esto es imposible porque nunca lo he vivido, sin ver que es más fácil, que seguir existiendo en la mente.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido que se le pongan hormonas a la carne bovina y que se cultiven organismos manipulados genéticamente, permitiendo así a las multinacionales esclavizar seres vivos todo en nombre del dinero y las ganancias, sin tener en cuenta la vida.

Me perdono por haber aceptado y permitido a mi misma crear entidades como los bancos que manejan la economía mundial, y que financian a los países para que se armen y combatan entre ellos.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido que haya progresos en ciertas áreas en algunos países, y en otros no.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma crear leyes que permitan hacer trabajar en condiciones inhumanas y precarias.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido que los políticos y quienes toman decisiones sobre el mundo puedan ser corruptos y deshonestos, por yo misma ser corrupta y deshonesta y no tomar responsabilidad por mi misma y tomar decisiones que sean lo mejor para todos.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido que los laboratorios farmacéuticos e industrias ago alimentarias vendan en los países desfavorecidos productos caducaos y usen sustancias cancerígenas y prohibidas, todo por crear un sistema donde solo importe el negocio y sobrevivir teniendo dinero sin tener en cuenta la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido que haya muchas opiniones y creencias, dentro de mi y en el mundo, que solo tienen en cuenta el interés propio y el ego, y seguir permitiendo esto por no querer que nadie cuestione mis ideas ni mis creencias por no querer cambiar.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma creer que sólo existen dos posibilidades en la naturaleza: cazar o ser cazado. Y usar el raciocinio, la consciencia y el lenguaje para justificar por qué actúo de esa manera, por no querer cambiar y tener en cuenta a todos por igual sino seguir participando en un sistema de supervivencia del mas apto.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que han sido necesarias las sucesiones del pasado como conflictos ininterrumpidos, conspiraciones políticas y guerras para que sea posible la evolución, sin ver que no hemos evolucionado sino que hemos estado repitiendo ciclos sin pararnos a ver qué hacemos y cambiar por lo que sea mejor para la vida.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido vivir en la ilusionaria búsqueda de la felicidad y de la libertad, y permitir que existan guerras y conflictos para llegar a estas ilusiones, sin ver las contradicciones y polaridades, y sin ver que lo que estoy tapando con esas ilusiones positivas que busco es la negatividad que he creado.
Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido considerar como verdaderas todas las teorías propuestas para explicar los misterios del origen del ser humano sin cuestionarlas y sin ver quién soy.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido haberme creado para autodestruirme y destruir a los demás como a mi misma participando en la mente y permitiendo el sistema actual sin cambiar.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido buscar el beneficio como fin supremo de la humanidad y la acumulación de riqueza como realización de la existencia y de la vida, sin ver que no habrá un beneficio real hasta que exista la igualdad y unicidad, y que la acumulación y riqueza no da vida porque hasta ahora se ha vivido por avaricia y maldad.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido a mi misma la destrucción de los bosques, la casi desaparición de los peces por la contaminación industrial y la dispersión de diferentes venenos químicos y de elementos radioactivos en la naturaleza.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido no haberme planteado nunca una solución por haber preferido estar ocupada con mis preocupaciones, sin ver que yo soy el cambio y que tengo que traer un cambio en el mundo.

Me perdono a mi misma por haber aceptado y permitido creer que tengo un alma y una consciencia dentro de una matriz que no me permite ver la realidad, sin ver que soy la vida y que tengo que caminar un proceso para realizarme a mi misma como la vida.

Me comprometo a mi misma a revisar cómo creé cada una de mis creencias y a cambiarme por lo mejor para mí y el mundo.

Me comprometo a mi misma a crear un sistema donde todo ser vivo sea tenido en cuenta y donde no se maltrate nada en nombre del dinero ni de las ganancias.

Me comprometo a mi misma a parar las noticias del día a día negativas y aterradoras al pararlas dentro de mí y al apoyar un sistema monetario igualitario y pararme por la vida hasta que este proceso esté completo.

Me comprometo a mi misma a apoyarme como una e igual a la vida y a detener el maltrato y la exclusión en mí por no tener dinero y por no producir en exceso, porque veo que soy igual a la vida y que el sistema actual tiene que cambiar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

ShareThis